Ensayos

En esta sección encontrará ensayos y opiniones relacionados con la Lúdica, el Juego, el Desarrollo Humano, el Neuromarketing  y la Neuropedagogía, como tambien otras temáticas sobre la complejidad humana.

La Inteligencia Lúdica

 La lúdica como experiencia cultural es una dimensión  transversal que  atraviesa toda la vida, no son prácticas, no son actividades, no es una ciencia, ni una disciplina, ni mucho menos una nueva moda, sino que es un proceso  inherente al desarrollo humano en toda su dimensionalidad psíquica, social, cultural y biológica. Desde esta perspectiva, la lúdica está ligada a la cotidianidad, en especial a la búsqueda del sentido de la vida y a la creatividad humana. 

Es necesario resaltar que los procesos lúdicos, como experiencias culturales son una  serie de actitudes y de predisposiciones que fundamentan toda la corporalidad humana. Podríamos afirmar que son procesos mentales, biológicos, espirituales, que actúan como transversales fundamentales en el desarrollo humano. Por otra parte, estos procesos son productores de múltiples cascadas de moléculas de la emoción, que invaden toda nuestra corporalidad, produciendo una serie de afectaciones cuando interactuamos espontáneamente con el otro, en cualquier tipo de actividad cotidiana que implique actividades simbólicas e imaginarias como el juego, la chanza, el sentido del humor, la escritura, el arte, el descanso, la estética, el  baile, el amor, el afecto, las ensoñaciones, la palabrería. Inclusive, todos aquellos actos cotidianos como “mirar vitrinas”, “pararse en las esquinas”, “sentarse en una banca”, son también lúdicos. Es necesario aclarar al respecto que lo que tienen en común estas prácticas culturales, es que en la mayoría de los casos actúan sin más recompensa que la gratitud  y la felicidad que producen dichos eventos. Es en este sentido que la mayoría de los juegos son lúdicos, pero la lúdica no solo se reduce al juego.

Las experiencias culturales ligadas a la lúdica, a nivel biológico, son las que producen mayor secreción a nivel cerebral, de sustancias endógenas como las endorfinas, la dopamina, la serotonina. Estas moléculas mensajeras según las neurociencias, se encuentran estrechamente asociadas con el placer, el goce, la felicidad, la euforia, la creatividad, que son procesos fundamentales en la búsqueda del sentido de la vida por parte del ser humano y que nos sirven para evitar todo tipo de comportamientos violentos. Desde estos puntos de vista se hace necesario ampliar los territorios cognitivos  de los sujetos a través de la lúdica para que como  mínimo exista una transformación de las miradas  y podamos comprender el mundo de una forma natural y placentera.  

Por otra parte para que exista el juego en el niño, tiene que haber interacción y manipulación del entorno físico. De esta forma el juego surge como fruto de nuestra acción o de nuestra actividad cognitiva. En este sentido,  el cerebro del niño y toda su corporalidad está continuamente en procesos de automodificación de su actividad celular, y no de hacer representaciones del mundo externo como muchos autores lo plantean.  Recordemos, que cada segundo existen más de cien mil millones de reacciones químicas que transforman todos nuestros tejidos y en especial  nuestras neuronas, originando plasticidad cerebral.  En este sentido, es a través del juego que yo establezco vínculos con otros, por medio del cuidado físico, las afectaciones, el amor, que se producen en el juego social. Lo anterior es determinante no solo para los procesos cerebrales sino que inciden en la construcción y en la regulación celular de procesos de expresión génica (Epigenéticos).  De esta forma, el juego no solo permite modificaciones celulares, sino que el ser humano también es transformado en su comportamiento  por procesos que ocurren en la dimensión lúdica, especialmente asociados con el campo emocional-afectivo  que produce el juego. He ahí la gran importancia que tiene la lúdica y en especial el juego para poder transformar al ser humano, inclusive a nivel neurofisiológico y de esta forma contribuir a evitar la violencia humana y sus manifestaciones animalescas.    

La lúdica, el sentido del humor, los juegos y la risa no son comportamientos primigenios, instintivos, ni emergieron de la naturaleza animal, como algunos teóricos lo plantean, sino que son emociones de base cognitiva, los cuales la naturaleza humana los ha utilizado  para resolver muchos problemas. Desde esta perspectiva el sentido del humor, puede ser una inteligencia, aunque no cumpla los ocho criterios expuestos por Howard Gardner, lo mismo podríamos plantear sobre la pragmática juego protagonizado, cuando el niño se ve en la necesidad psicológica de asumir un determinado rol (madre – padre), para poder interiorizar las reglas de la moralidad y de la cultura (estadio convencional – Kholberg). De esta forma puede adquirir una autonomía moral e intelectual que le permitirá resolver sus propios problemas.

Por otra parte, el sentido del humor, para muchos teóricos, puede considerarse una simple facultad humana y no una competencia cultural – cognitiva, que le ha permitido al sujeto, diferenciarse de los animales, para resolver muchos problemas, en el espacio de las metáforas, de las analogías, de los pensamientos metafóricos que tienen que ver con el desarrollo del sentido del humor y del inconsciente y de los sueños mismos. En muchos casos estos procesos lúdicos permiten: La liberación del estrés, la producción de hormonas, neurotransmisores que repercuten en la violencia  humana.   Cotidianamente se ha creído que un sujeto  posee un  sentido del humor cuando  en su área de desempeño produce  manifestaciones como los chistes, la ironía, la mofa, el sarcasmo, la broma, el cinismo etc. Lo anterior podría considerarse humorismo o comicidad, pero el sentido del humor va más allá, puesto que es un estado emocional  que le sirve al individuo  para establecer un equilibrio adecuado en la personalidad. De esta forma es un proceso que permite al sujeto un adecuado equilibrio armónico entre sentimientos, emociones,  estados de ánimos o corporales  que surgen del contacto del individuo con el medio ambiente  y que según Garanto Alós capacita al individuo  para, tomando la distancia conveniente relativizar críticamente  toda clase de  experiencias afectivas que se polaricen, bien sea hacia situaciones eufóricas, bien sea hacia situaciones depresivas.

El sentido del humor hace parte del desarrollo humano, de la cultura y del conocimiento, porque es una emoción de base cognitiva, en la cual  detrás de la risa  que ésta produce,  no sólo existen sensaciones de agrado, sino que la parte socio-afectiva de la misma, está ligada de múltiples formas con la parte cognitiva de los sujetos. Es decir , la risa  no es únicamente  como se creía antes, hija de los instintos, de las emociones o de las regiones más profundas del cerebro humano (reptílico), sino  que la risa tiene bases cognitivas  profundamente ligadas con la inteligencia, un ser que ríe  es un ser propicio a la creatividad y a la ausencia de comportamientos violentos. Aunque parezca una paradoja es al mismo tiempo un primitivo reflejo instintivo  y a la vez también es el resultado de la activación de estructuras del neo-córtex, inclusive ligados con el lenguaje.

Sólo a través de un sentido del humor auténtico se podrá experimentar todos los beneficios que la risa produce entre otras: Como activante muscular,  permite el movimiento de la mayor parte  de los músculos del cuerpo humano, desde el rostro  hasta los miembros, pasando por el diafragma  y los músculos abdominales. En el rostro actúa como  un verdadero masaje, permitiendo  el movimiento de muchos músculos que originan flexibilidad combatiendo  las arrugas  y restaurando la alegría de vivir.           

La risa como técnica respiratoria, permite incrementar el proceso de respiración que depura el organismo,  gracias a la acción  benéfica del oxígeno. Recordemos  que el cerebro humano consume más del 20%  de este elemento vital, indispensable   para el funcionamiento    de todo el cuerpo humano.

Para Rubinstein “Las funciones intestinales y hepáticas  mejoran, el aparato cardiovascular se regulariza, el entendimiento  intelectual  aumenta, el nerviosismo  y el insomnio   disminuyen”. Por otra  parte, la risa libera  endorfinas cerebrales que permiten  al cerebro  la producción  de ciertas sustancias  químicas  cuya estructura es similar  a las morfinas naturales, las cuales actúan  contra el dolor y predisponen al cuerpo  contra las agresiones del ambiente (estrés). Como estimulante síquico,  permite la estimulación  de las facultades intelectuales, aumenta la tensión y la rapidez de ejecución de tareas. Las depresiones, las angustias, los temores, las ansiedades tienden a desaparecer cuando el hombre ríe, especialmente a carcajadas.  En síntesis para Henri Rubinstein: “La risa es un ejercicio  muscular, la risa  es una técnica respiratoria, la risa libera las endorfinas cerebrales, la risa es un estimulante síquico, la risa por su acción  sobre el sistema neurovegetativo combate el estrés”.(citado por Jiménez 2006 p.220).

Con respecto al sentido del humor y la risa que este produce, podríamos afirmar  que estos elementos socializadores y empáticos  son los que diferencian realmente al hombre del animal. Lo anterior ha sido aprendido  por el sujeto, a través de procesos de negociación simbólica, es decir,  el sentido del humor y la risa son producto de la génesis de la misma cultura, ya que el hombre es un “homo ludens” antes que un “homo sapiens”.